viernes, 3 de agosto de 2012

El mejor argentino en Londres (made in Tandil)

Juan Martín del Potro es bostero fanático. Y como buen bostero sabe que el pasado semestre de Boca terminó con sabor amargo. Porque aunque es muy difícil jugar tres finales, si no se gana ninguna queda un sentimiento de fracaso. Injusto, pero real.
Pues bien, su partido épico de hace un rato nomás ante Roger Federer ya ha quedado en la historia como el partido de tenis más largo de un juego olímpico. Podrá o no llevarse el bronce contra el perdedor de Djokovic y Murray. Pero ya se ganó el Oro en el corazón de los argentinos, por esa batalla de cuatro horas y media.
Cuatro horas y media por un partido de tres sets? En Wimbledon? Así fue, amigo.
Delpo se llevó el primero 6-3, casi sin errores y muy sólido en el saque. Perdió el segundo set en el tie break, sin ceder ni una vez el servicio, por sólo un mini-quiebre. Y el último set... fue interminable. Más de dos horas de juego. Jugaron 36 games. Terminó 19-17 para el mejor jugador de la historia de este deporte y actual número uno del mundo, el suizo Roger Federer.
Para advertir la paridad del juego de Delpo contra el mejor del mundo, para dimensionar esta derrota, hay que recordar que Federer quebró el saque del argentino sólo una vez en el partido, en el game 35 del tercer set. Para darse cuenta del descomunal partido de Federer, hay que tomar nota de los 24 aces que sirvió en este partido (sí, 24 aces, el equivalente a 6 puntos seguidos, es decir, un set).
Federer corrió este mediodía de Londres más que Nadal y Ferrer juntos. Sacó como Sampras e Ivanisevic. Y jugó y pensó el partido... como Federer. Quiere la de oro. Y se la merece.
Pero la actuación de Delpo fue grandiosa. Leo en los foros a algunos argentinos que parecerían festejar esta derrota, que invocan a Nalbandián (quién perdió, en estos mismos juegos, el primer día de partido, en el single y en el doble, en sets corridos, sin dar pelea). Sólo por eso no vale la pena tomarse el trabajo de considerarlos en serio.
Ya lo habíamos anticipado (ver acá) que el medallero argentino estaba en las manos de "La torre de Tandil", como le dice Frana. A pesar del esfuerzo y de tener que jugar por el bronce mañana mismo, entre las lágrimas por esa derrota injusta (injusto que no pueda haber dos ganadores, digo), acaba de declarar antes de jugar, dentro de un rato, el partido de dobles mixto con Gisela Dulko: "Por respeto a Gisela, voy a tratar de olvidarme de esto por un rato y jugar el partido de dobles mixto".

3 comentarios:

  1. Este pibe Del Potro, como Luciana Aymar, Scola o Ginóbili, tienen la enorme virtud de aunar a su notable grandeza deportiva un bajo perfil y una humildad no impostada que no dejan de asombrar.
    Es verdaderamente muy fácil sentirse secretamente orgulloso de estar representados como país por personas de esta categoría.

    ResponderEliminar
  2. Capo total Del[po me emociono verlo jugar asi contra el mas grande RF. A la lista de Carlos G agrego a Messi que es otro genio que no se la cree aunque sea un mostro. Muy buen blog.
    Luciano Gigena

    ResponderEliminar